Diseña un sitio como este con WordPress.com
Comenzar

Yacimiento Romano «San Gregorio»

RIBAFORADA DESCUBRE UN VALIOSO HALLAZGO, QUE POR LOS RESTOS ARQUEOLÓGICOS ENCONTRADOS LA SITÚA EN EL SIGLO II ó III d. d. C.

A principios del mes de septiembre del año 2017, nuestro vecino residente en Fontellas, Aitor Alzueta Chivite, junto con los arqueólogos experimentados en este tipo de trabajo: Juan José Bienes y Óscar Sola, descubrieron un importante hallazgo en nuestra villa. Se trató de un hipocausto romano perteneciente a una villa romana del siglo II y III D.C, la cual podría haber estado dedicada a la producción de vino y de aceite, ya que el terreno del Pedriñal es el ideal para el cultivo del olivo, y principalmente de la vid, cultivo que continuó hasta nuestros tiempos, concretamente hasta que este término del Pedriñal se convirtió en tierra de regadío gracias a las aguas del Canal de Lodosa, transformándose con el agua en una agricultura propia del regadío. Los cultivos principales para aquellos pobladores romanos de nuestra villa fueron los típicos mediterráneos; es decir: los cereales, la vid y el olivo.

El hipocausto o hipocaustum, es una palabra compuesta cuyos orígenes debemos buscarlos en el griego, cuyo significado es “debajo y quemado”; es decir: que se trata de “un foco de calor bajo el suelo”. Era el modo de calefacción que utilizaban los romanos en sus viviendas en las épocas de frio. Este sistema de calefacción fue inventado por Cayo Sergio Orata, ingeniero romano que vivió en el siglo I a. d. c., natural de Campania (Italia). Consistía en una boca de horno donde se introducía el combustible (leña, paja, otros..) que servía para generar un foco de calor que era conducido a la cámara subterránea por la que circulaba el aire caliente y permitía calentar el suelo y las paredes de las habitaciones, saliendo el humo por la chimenea que se encontraba al final del trayecto, realizando ésta al mismo tiempo las funciones de “tiro”. Se estima que la temperatura de las estancias que poseían este sistema de calentamiento no pasaban de los 30º. (Hoy en día, a este tipo de calefacción bajo el suelo se denomina suelo radiante). Dando lugar posteriormente a las termas, tanto la terma húmeda o de vapor, como la terma seca o de calor; bastante semejante, en cierto modo, a lo que hoy conocemos como la “sauna de vapor” y la “sauna de calor”. Como seguramente ya habremos imaginado este tipo de calefacción solo se daba en las viviendas de las gentes pudientes económicamente.

El grupo de arqueología compuesto por los arqueólogos Juan José Bienes y Óscar Sola, además de la colaboración de nuestro vecino, han permitido realizar esta excavación a la orilla del Canal Imperial de Aragón, en la zona de los pinares que separa el casco urbano con la vega del Ebro.

El descubrimiento se produjo cuando nuestro vecino recordó que cuando era joven jugaba mucho por esa zona en la que había muchos trozos de cerámica circular. Cual fue la sorpresa que se dio cuando el arqueólogo con el que lleva cuatro años realizando prospecciones le dijo que era cerámica con la que se construía las pilastras (pilaes), pilares de ladrillo macizo cocido, bien de forma cuadrada o circular, que servían para sustentar el suelo de las estancias que poseían el tipo subterráneo de calefacción detallado. Por lo que enseguida se pusieron a buscarlo por toda la zona y encontraron en la superficie varios trozos de pilastras, confirmando que era algún tipo de estructura romana. En ese momento, dieron aviso al Ayuntamiento de Ribaforada y a la sección de arqueología del Gobierno de Navarra para declarar la zona arqueológica y pedir los permisos oportunos para comenzar con la prospección. Cuando tuvieron los permisos tanto por parte de Gobierno de Navarra, como de Confederación Hidrográfica del Ebro y una subvención del Consistorio municipal y del Gobierno de Navarra, dio comienzo la prospección.

En un primer momento lo que se sacaba estaba muy deteriorado pero conforme iban bajando las capas dieron con un gran hallazgo, era un pasillo que iba hasta la zona de pilastras o pilares. Cuando prosiguieron con la excavación se dieron cuenta de que habían salido 16 pilastras realizadas en ladrillos circulares y cuadrados. Los restos de pilastras que se han conservado tienen una altura de entre 60 y 70 cms por lo que se supone que están en buen estado de conservación. Con la características especiales de que en lugar de ser cerámicas de forma cuadrada, tal y como se detalla el dibujo adjunto, son de forma circular; así como se ha descubierto una segunda sala del hipocausto con unas pilastras de diámetro menor, lo que nos puede llevar a entender que poseyera también una altura subterránea menor.

Según los arqueólogos Juan José Bienes y Óscar Sola la estancia que ha salido, como hemos mencionado antes, pertenece a una villa construida en el siglo II d.d.C., que estaría dedicada a principalmente a la producción de vino o de aceite por toda la cerámica hallada alrededor; sin despreciar, así mismo, el cultivo de los cereales. Estos fragmentos encontrados serán investigados por expertos de la sección de Arqueología del Gobierno de Navarra y después mostrados en el Museo de Navarra en Pamplona. Este tipo de villas solía tener la casa del propietario, unas estancias del servicio y otras para trabajadores que venían en épocas de cosechas, aparte de los diferentes graneros o estancias para transformar los productos y guardarlos, caballerizas, porquerizas, corrales..etc, tal por lo que podrían abarcar bastante superficie. En el nº 11 de la revista local “El Pedriñal.Com”, en el artículo que trata sobre nuestra historia local, titulado: “El rincón del Recuerdo” , escrito por el profesor, José Ángel Perez Calavia, ya nos contaba la localización de una villa romana en Ribaforada, ubicada sobre la zona que se está excavando, a raíz de los restos de cerámica sigillata encontrados; así como otra en el término de Fontellas muy próxima al nuestro, y de igual modo que la nuestra, ubicada en el corte de la terraza que se asoma sobre el término de la Huerta que contiene el cauce del río Ebro.

El coste de la excavación ha sido de 6.437,2 euros. El gobierno de navarra, ha través de la sección de patrimonio, se ha hecho cargo del 50% de los trabajos de excavación. El resto, junto con los costes que tenga el tapar los restos se hace cargo el Consistorio afirmo Jesús María Rodríguez, alcalde de la villa.

Ante la pregunta de, ¿Qué reacción ha tenido el consistorio ante tal hallazgo? Y como se siente al conocer que la villa ya la conocía el profesor José Ángel Pérez Calavia y la publicaba en el nº11 de la revista “El Pedriñal.Com” en el año 2004? nos comentó que; Desde el Ayuntamiento solo podemos mostrar satisfacción ante lo que se ha descubierto. En principio, cuando nos hicieron la propuesta para promover y financiar la intervención arqueológica, solo teníamos indicios de que podíamos encontrar algo, además de no saber en qué condiciones se encontrarían, ya que la zona ha tenido diversas actuaciones (plantación de pino, urbanización, etc.) así que por nuestra parte una gran satisfacción por los restos encontrados, y por el buen estado de conservación de los mismos, y por poder ubicar con precisión la situación de la villa romana, de la que teníamos indicios, como bien dices, y que ya reflejaba José Ángel en uno de sus escritos en “El rincón del Recuerdo” de la revista “El Pedriñal.Com”, en la que nos está enseñando la historia de nuestra villa.

¿Creen ustedes que el año que viene podrá seguir la excavación? En principio esa es la intención, pero hay que valorar la decisión, ver qué más podemos encontrar. Creo que en principio es pronto aún para tomarla decisión, pero sí, la intención es seguir con la excavación.

¿Volverán a subvencionar de alguna manera el proyecto? No se trata de subvencionar el proyecto, igual la gente se confunde si hablamos en estos términos. El proyecto, la excavación, está promovida y financiada por el Ayuntamiento de Ribaforada y subvencionado por el departamento de patrimonio del gobierno de navarra. es decir, que el ayuntamiento es el promotor, el que adjudica los trabajos de excavación, y el que paga a las personas que realizan estos trabajos y los costes del mismo.

¿Qué se piensa hacer con los restos obtenidos en la excavación? Tras la excavación, todos los restos se catalogan y estudian, y se conservan almacenados en el Museo de Navarra (Pamplona). además hay que tener en cuenta, y conocer, que todos los restos que salen son propiedad del departamento de patrimonio del Gobierno de Navarra.

¿Crees que es posible que se puedan exponer algunos de los restos pertenecientes a la villa romana en la casa de cultura? Todavía es pronto para decidir. Estos temas hay que tratarlos con el departamento de patrimonio que es el que tiene que dar la autorización, pero yo soy partidario de que los restos se queden donde están, que es donde llevan más de 1.800 años. Lo cual no quita para que podamos hacer paneles informativos e incluso alguna vitrina expositiva con algunos restos de cerámica encontrados, o con lo más relevante que podamos ir encontrando en esta excavación y en las que puedan venir en el futuro afirmo el alcalde de la villa.

Esta información ha sido extraída de la Revista Local «El Pedriñal.Com».

Antigua Fortificación del siglo XII

Ribaforada-LIM

Las murallas Medievales de Ribaforada, del siglo XII fueron recuperadas y puestas en valor, a través una propuesta que los niños y niñas de 2º de Primaria del Colegio San Bartolomé de Ribaforada hicieron al Proyecto LIM, financiado por la Unión Europea a través del EJE 4 LEADER (FEADER).

El descubrimiento de estas murallas, construídas sobre restos árabes, levantadas en el asentamiento templario que dio origen a Ribaforada,  pone de manifiesto la importancia de la protección de éstas como patrimonio local.

Es por ello, que se han limpiado, protegido de posibles derrumbes, y sustituído los sillares en peor estado, además de su acristalamiento para que éstas puedan conservarse e incorporarse al patrimonio monumental.

Constituyen un importante elemento que profundiza en el conocimiento de los orígenes de Ribaforada, así como de la Orden de los Templarios en la Ribera de Navarra.

Historia de la Iglesia Vieja de San Blas

En su origen la iglesia fue una fundación de los Caballeros Templarios del siglo XII y, posiblemente, constaría de una nave única, ábside semicircular y torre cuadrada adosada a los pies , estructura que puede advertirse en la iglesia actual englobada en dependencias posteriores (Fig. 97).

IMG-20181005-WA0006.jpg

Fig. 97. RIBAFORADA. Antigua Parroquia de San Blas.

En la primera mitad del siglo XVI se reconstruyó el edificio en estilo gótico-plateresco, eliminándose el ábside románico y aprovechando el resto de la planta en la nueva iglesia, también de nave única con cabecera plana y dos tramos marcados por un arco moldurado que apea en sencillas ménsulas platerescas; esta cabecera se cubre con bóveda estrellada de nervios mixtilíneos con rosetones en las claves. Adosada a la cabecera se halla la sacristía, dependencia de planta cuadrada que se alberga en el piso interior de la torre. A finales del siglo XVII se añade por el lado del Evangelio la capilla de San Bartolomé, con planta cuadrada y bóveda de arista, se cubre el primer tramo de la nave con arista y se remodela el arco toral con pilastrones cajeados y decoración geométrica. Por último, en este siglo se erige una nave transversal en la línea de la capilla de San Bartolomé, la cual pasó a ser el nuevo presbiterio cambiándose la orientación de la iglesia y pasando la nave del siglo XVI a desempeñar la función de crucero.

El exterior se presenta bastante trastocado; los muros de la iglesia en las zonas correspondientes al siglo XVI son de mampostería y ladrillo con contrafuertes.

La torre conserva un basamento de piedra sobre la cual se alza un gran cuerpo de ladrillo del siglo XVI trabajado con decoración geométrica de rombos y una galería de arquillos ciegos apuntados de tradición mudejar (Fig. 98) en la parte superior, rematándose por la espadaña del siglo XVIII, formada por dos arcos escarzanos de ladrillo.

IMG_20181103_2100041.jpg
Fig. 98. Antigua Parroquia de San Blas. Labores Mudéjares

La capilla de San Bartolomé es de sillería y la ampliación del siglo XX de mampostería y sillar.

Lado del Evangelio

Preside la capilla de San Bartolomé un retablo dedicado a este santo, cuya imagen titular se encuentra hoy en la parroquia nueva. Es de estilo churrigueresco y pertenece a finales del siglo XVII. Consta de banco, con cuatro grandes ménsulas en los netos, un cuerpo de columnas salomónicas de capitel compuesto y un remate culminado por cartela de follaje. Alberga lienzos que representan a Santa Lucía y Santa Apolonia en el banco, San Blas y San Antón en las calles laterales y el Calvario en el ático. Son de estilo tenebrista y se hallan mal conservados. La imagen de la Inmaculada Concepción es moderna.

A los pies del retablo se encuentra una figura de San Bartolomé, barroca, de estilo popular.

Presbiterio

Se encuentra aquí una imagen de candelero de San Blas, barroca del siglo XVIII, de estilo popular y un lienzo de las Animas, barroco del siglo XVIII, muy deteriorado.

Sacristía

En esta dependencia se guarda un lienzo pequeño de San José, de la segunda mitad del siglo XVII, en mal estado de conservación.